Frente a la morosidad que ha generado la crisis del ladrillo , el Ministerio de Economía  quiere que las entidades saneen sus cuentas debido a las pérdidas que esta les ha ocasionado. Y una de las formas es convertir estas hipotecas en deudas para luego colocarlas en el mercado, para así venderlo ante inversores y trasferir el riesgo asociado a esos préstamos y conseguir esta liquidez y así contando con esta podrían otorgar nuevos préstamos.

Este anteproyecto unifica las legislaciones que anteriormente regulaban esta materia, cuyo objetivo común es que esta Ley sea el marco donde se unifiquen los certificados de transmisión de las hipotecas. Estos certificados solo incluirán hipotecas constituidas sobre viviendas en España. Estos son un tipo de bono hipotecario que se endosa directamente a inversores cualificados pero, sus activos son de menor calidad.